BARBAROT 2015 de Bárbara Palacios DOC RIOJA (Caja de 6 botellas)

BARBAROT

Nuevo producto

BARBAROT 2015 

Tempranillo, Merlot

Nota de cata: De color rojo rubí brillante. Aromas a frutos rojos y negros, notas de pimienta negra y toques ahumados. Ataque muy fresco, taninos elegantes, suaves y redondos, muy presentes en la boca que con el tiempo se irán fundiendo haciendo de este un vino longevo. Podemos consumirlo ahora, pero su aptitud a la guarda asegura una larga vida en botella

Más detalles

100 Artículos

132,00 € Impuestos incluidos

7 kg

Más

EL VIÑEDO

El viñedo Los Riscos de Bilibio está situado en el municipio de Haro.  

Esta viña, fue plantada por mi padre, Antonio Palacios Muro, con las variedades de Tempranillo plantada en 1999 y Merlot en 1990, en función de la peculiaridad de su suelo. Sus características evocaron los suelos amarillentos de Saint-Emilion en Burdeos, donde se cultivan las mejores parcelas de esta variedad francesa. Este fue un proyecto de “cultivo experimental” amparado por el Consejo Regulador .D.O.Ca. Rioja.

Esta finca, el pago más emblemático de Haro, camino de acceso a la ermita de San Felices, fue comprada por mi abuelo, Don José Palacios Remondo, en el año de 1988. En esa época estaba cultivada de cereal. Pero la altitud 490 a 550 metros y el tipo de suelo arcillo-calcáreo, fue la clave para plantar la variedad Merlot, recordando esos suelos franceses. Protegido por los “Riscos de Bilibio” y las estribaciones de la Sierra Cantabria. El clima de la zona es suave y está mecido  por los vientos de incidencia atlántica.

La viticultura que se realiza es convencional pero enfocada en los últimos años hacía la producción integrada y respetuosa con el medio ambiente, eliminando el uso de herbicidas y reduciendo el uso de los productos fitosanitarios. 

LA BODEGA

La cosecha del 2015, se realizó a principios de octubre, podemos decir que de los últimos años la más óptima en madurez y climatología. El invierno transcurrió entre lluvias y nieve, que llenaron las reservas naturales de agua, proporcionando a las cepas la capacidad de enfrentarse a un verano excepcionalmente cálido. El estado sanitario de las uvas fue excelente, lo que nos permitió elegir la fecha precisa para la recogida de uva, alcanzando así una madurez fenólica completa. La concentración de azúcares en la uva fueron elevados y la acidez más baja de lo que estamos habituados; sin embargo, el resultado fue el de un vino bastante equilibrado. Se realizó una vendimia manual en cajas pequeñas una primera selección en el viñedo eliminando racimos que no presentaban la calidad necesaria, selección de racimos y granos antes de pasar a la vinificación en acero inoxidable. Tras una maceración prefermentativa en frío. La fermentación alcohólica lleva unos ocho días controlando que la temperatura no suba de 25 grados así permitirnos hacer un trabajo del sombrero realizando dos remontados diarios ,y si es posible llegar a hacer dos delestages y bazuqueos, una vez que se nos permita realizarlo se hará todo por bazuqueo a mano para evitar el uso de la bomba, una vez la fermentación alcohólica ha terminado se realiza una maceración postfermentativa durante un periodo que oscila entre las dos y las cuatro semanas en función de la madurez de la añada y guiándose por la cata diaria se determina la fecha del descubado, en 2015 la maceración duro 4 semanas. Tras la fermentación maloláctica, que se realiza con las bacterias propias de la uva en las barricas.

Crianza:

El vino pasa a barricas bordelesas de roble francés de dos vinos, durante 13 meses. Antes de embotellarlo el vino paso un tiempo en depósito de inoxidable decantando hasta que pudimos realizarlo en abril de 2017.