Castillo de Canena. Aceite de oliva arbequina & Harisa botella 250 ml

AC2222

Nuevo producto

Castillo de Canena. Aceite de oliva Arbequina & Harisa, botella de 250 ml

Aceite de oliva virgen extra arbequina con Harisa, piedra angular de la cocina mediterránea del norte de África. Botella de 250 ml. 

Más detalles

20 Artículos

12,65 € Impuestos incluidos

Envío: 1 a 3 semanas

Más

Castillo de Canena. Aceite de oliva Arbequina & Harisa, una explosión de sabor equilibrada, picante y fresca, botella de 250

Una receta propia, especial y única de la salsa Harissa (compuesta por pimiento rojo seco, cayena, ajo, cilantro y alcaravea), integrada magníficamente en su aceite arbequino

Sobre una base de aceite extra virgen arbequino excepcional, frutado y herbáceo, se suman con fluidez y en perfecta armonía las fragancias y sabores procedentes de la mezcla de especias

La salsa Harissa es la piedra angular de la cocina mediterránea del norte de África. En la actualidad, su creciente popularidad en Europa, Asia y Estados Unidos la convierten en un condimento clave

Siempre a la vanguardia en la elaboración de nuevos aceites innovadores y con la más alta calidad organoléptica, Castillo de Canena presenta aceite de oliva extra virgen “Arbequina & Harissa”. Para su elaboración, la compañía ha creado una receta propia, original y sorprendente de la salsa Harissa (compuesta por pimiento rojo seco, cayena, ajo, cilantro y alcaravea) que infusiona en sus mejores aceites de oliva extra vírgenes arbequinos.

“Hemos investigado en profundidad el mundo de la Harissa, y la tradición y usos de los diferentes picantes asociados a la cultura Mediterránea. Así, hemos elaborado una variación -especial y única- de este condimento, que maximiza, desde un punto de vista sensorial, el frutado y la percepción herbácea del aceite arbequino virgen extra, generando un picor y frescor en boca excepcionales”, ha afirmado Francisco Vañó, director general de Castillo de Canena.

El nuevo “Arbequina & Harissa” destaca por su fluidez, equilibrio y frescor. De este modo, presenta en primer plano los aromas tostados y pungentes de la cayena, seguidos por las otras especias, donde se identifican perfectamente en el retrogusto cada una de ellas: ajo, cilantro y alcaravea. A esto, se le suma una combinación ponderada e intensificada con los aromas frutales y verdes del zumo de la aceituna arbequina fresca.

La Harissa y su historia

La Harissa –que proviene del verbo árabe harasa, que significa “golpear” o “romper en pedazos”- es la piedra angular de la cocina mediterránea del norte de África. En la actualidad, su creciente popularidad en Europa y Asia ha convertido a este condimento en un producto clave para dar sabor y exotismo a cualquier plato.

Tradicionalmente, la Harissa ha estado estrechamente relacionada con la región del Magreb: el extremo noroeste de África que toca el mar Mediterráneo y está formada por los países de Túnez, Marruecos, Argelia y Libia.

La Harissa aparece en el centro de la cocina del Magreb desde que los exploradores del Nuevo Mundo introdujeron, en el siglo XVI, por primera vez en Europa el pimiento procedente de México y Perú. Los chiles viajaron al norte de África junto con los colonizadores españoles y con los comerciantes ambulantes de especias, y comenzaron a aparecer en los zocos, donde se agregaron especias y se adaptó la salsa Harissa a cada cocina local.

“En la región del Magreb, junto al Mediterráneo, conviven hileras de olivos nudosos, viñedos y campos de melones y tomates, destacando entre todos las plantaciones de pimientos. Siguiendo esta tradición, hemos querido desarrollar un producto único que tiene cientos de usos, y que agrega profundidad y punjente complejidad a cualquier plato”, ha explicado Rosa Vañó, directora Comercial y de Marketing de Castillo de Canena.